La riqueza natural

Queridos amigos, deportistas de la pesca continental: la riqueza natural de este rincón del planeta, Galicia, se ha ido perdiendo en los muchos últimos años de forma incomprensible, sobre todo para los que amamos la naturaleza, que en definitiva, es la vida. Nadie a estas alturas por muy cerrados que tenga los ojos desconoce las causas, y tal vez los causantes de este deterioro que a todos los que practican algún tipo de deporte se les encoge el corazón: nos estamos refiriendo, como no podía ser de otra manera, a la pesca continental; recurso que de forma espontánea ha puesto la prodigiosa naturaleza, en nuestro entorno inmediato, adjudicándonos un hecho, un derecho inalienable como propietarios legítimos del territorio que nos sustenta. El mundo moderno en el que nos movemos, donde la incertidumbre, la ambición desmedida, el egoísmo simiente de la misma, envilece al hombre haciéndole perder los auténticos valores, la razón de ser y el propio ser.

Así las cosas y entrando más fríamente en materia, no queda más remedio que hacer la mención de las causas y los causantes de este brutal atropello y robo que a Galicia se le ha hecho ya en pleno apogeo de la dictadura.

30.000 Km de ríos (10.000) torrentes pequeños y grandes de nuestra comunidad, son invadidos por empresas privadas y foráneas sin ningún tipo de control por parte de nuestros dirigentes, “si es que alguna vez existió alguno”, cosa que dudamos: pasan a ser propiedad de esta conocida pirámide del poder, sin que los ciudadanos de la sufrida y pisoteada tierra Gallega, acostumbrada a emigrar, protesten y reclamen lo que de buena Ley les pertenece por el mero hecho de haber nacido en ella.

Esa riqueza natural a la que nos venimos refiriendo, la formaban en tiempos ya muy lejanos, nuestras cristalinas aguas continentales, llenas de una biodiversidad envidiada por otras regiones.

A partir de 1945, con fecha 17 de julio, comienza en Galicia la desordenada y caciquil explotación hidroeléctrica de nuestros Ríos, ofreciendo a los Gallegos, “la honorable Unión FENOSA”, un abanico de modernidad propiciado por la energía eléctrica: desaparecerían de nuestra geografía las velas y candiles para dar paso a la lámpara de bajo consumo que, paradójicamente, si la suerte no nos ayuda, volverán a nuestros hogares. Todas estas empresas, incluso han sido financiadas con el dinero de los españoles, y en nuestro recibo se cobra el transporte de la energía a otros lugares. Con todas estas bonanzas se destruía a la vez nuestra envidiable riqueza piscícola, cosa evitable en parte respectando y construyendo las escalas de salmónidos, para un aceptable desarrollo en nuestros ríos de todo tipo de riqueza acuática. En resumen, los embalses, aunque mal, podrían producir energía y peces.

Así las cosas a día de hoy, con 30 años de democracia la connivencia entre estas empresas y el estado, como siempre queda demostrada, mientras que de lo nuestro, de los derechos de los ciudadanos, a vivir de lo que por proximidad geográfica nos pertenece, nadie entiende ni acepta. Tenemos la sensación que nuestros políticos viven de espaldas a los ríos: en Galicia el viento de la historia lo ha borrado todo. Por todo esto, propongo a todos los que practicamos este deporte, nos unamos con el fin de reivindicar, y exigir al gobierno de Galicia que lo haga, para devolver a esta tierra lo que en el pasado, los especuladores nos han robado.

Ánimo pues compañeros, reclamemos lo que es nuestro, para disfrutar de ello y legarlo después a nuestros hijos.

Benjamín Cela Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


4 + 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>