El carro y el mendigo

Caminaba triste, agarrado a un carro
un mendigo cojo y lleno de harapos.

Eran compañeros, un perro, un gato,
una comadreja, a lomos de un asno

El viento, el frío, el hambre y los charcos
compañeros eran de este pobre anciano.

Por la vieja senda plagada de obstáculos
hombres y mujeres, caminaban raudos.

Miraban al viejo, un poco de lado;
decían algunos: sólo lleva trapos.

Su perro, el burro, comadreja y gato,
son bien parecidos a este desgraciado.

Estos transeúntes, poco aventajados
riéndose del hombre, se creían sabios.

De pronto la nieve escupiendo harapos
los iguala a todos con su extenso manto.

Ya somos iguales decía el anciano,
pues ricos y pobre estamos mojados.

Cuando salgan el sol ellos serán amos,
yo pediré a Dios que me hagan criado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


4 + 9 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>